Bhante Kondanna: «Si mantienes fresca y limpia la mente, cuidas tu cuerpo»

El monje budista Bhante Kondanna explica cómo encontrar momentos de calma en medio del caos de la vida cotidiana mediante la práctica de mindfulness. 


Fuente: www.telegraph.co.uk

La mente a menudo se siente como un armario polvoriento, lleno de basura. Las obligaciones laborales, sociales y familiares se disputan el espacio. La vida moderna es tensa. ¿Cómo es posible no estar estresado? Si alguien tiene la respuesta, es el monje budista Bhante Kondanna, quien, a sus 75 años, viaja por el mundo enseñando a encontrar la paz interior.

“El estrés”, dice Bhante, “es una enfermedad nueva. Cuando era pequeño, nadie hablaba sobre el estrés. Decidimos lo que nos estresa. Enseñamos a las personas a observar todo como un desafío en la vida, no como un estrés”. Debemos aprender a tomar autoconciencia. Mindfulness nos ayuda a centrarnos en el presente, a comprender nuestros pensamientos y sentimientos a menudo a través de la meditación.

La atención plena puede ayudarnos a superar el insomnio, comer en exceso u otros problemas mentales o intelectuales. “Si cuidas tu mente”, dice Bhante Kondanna, “la mantienes fresca y limpia, cuidas tu cuerpo”. “La ira no es la reacción correcta”, dice Bhante. “Me di cuenta que me enfadaba cuando otros cometían errores. Me pregunté, ¿qué sabiduría tengo, que dejo que la ignorancia de otra persona me quite la tranquilidad?”. 

Bhante cree que nuestra ira denota confusión. No nos molestamos en determinar la verdadera fuente de nuestra molestia. La meditación conduce al autoconocimiento. Cuando somos conscientes de nuestros sentimientos y comportamiento, somos más racionales, agradables y felices.

Nacido en una familia rica de Sri Lanka, Bhante Kondanna es el mayor de 11 hermanos, “no se me permitió cometer un error”. Después de la universidad huyó a Inglaterra, supuestamente para continuar su educación, pero en realidad para escapar de su padre controlador. Se graduó de Willesden College of Technology como ingeniero y trabajó para Rolls-Royce, antes de establecer un negocio en Kensington para importar y exportar automóviles (condujo un Bentley). “Quería ser tan exitoso como mi padre”, dice. “Era feliz por un momento. Entonces me di cuenta: estaba cambiando el exterior para encontrar la felicidad. Pero debía cambiar el interior “.

Su vida tiene ecos del exitoso libro de autoayuda de Robin S Sharma, ‘El monje que vendió su Ferrari’, sobre el rechazo del materialismo en favor de la espiritualidad. Fue ordenado con 39 años. Ahora acumula 70,000 millas aéreas cada año dando charlas y realizando retiros. “Lo que enseñamos es la contemplación, del latín contemplare, que significa ‘observar en silencio’. Observando en silencio, no hay pensamiento. Primero, enfocas tu mente en un objeto y lo sostienes. Una vez que puedes concentrarte en eso y nada más, el proceso de pensar se cierra lentamente y entras en el plano de la conciencia. Ves todo claramente “.

La calma es “un efecto secundario” de la autoconciencia, dice Bhante Kondanna. Y añade, “no uses a nadie como excusa. ¿Por qué confundirse estando enojado? Si no te mantienes tranquilo, hagas lo que hagas, el otro reacciona. Es normal enojarse. Pero espera hasta que la ira se enfríe. Despierta la compasión después da la amonestación”. Pero, ¿cómo lograr esto? Claramente, la atención plena requiere madurez emocional y exige práctica.

“Comienza a observar tu ira”, dice Bhante. “Aprende a verla antes de perder los estribos. Observa los patrones de pensamiento que conducen a estas emociones. Reconócelos. Entonces no continuarás con esos patrones de pensamiento”. Para empezar con la meditación, Bhante aconseja centrarse en la respiración: “Siéntate, cierra los ojos. Toma una inhalación larga. Concéntrate en esa respiración, controlala, observa la sensación del flujo del aire en tus fosas nasales. Observa hasta el final de la respiración y exhale lentamente. Una vez que haces esto, la mente no puede huir. Observa el espacio entre respiraciones, hasta que tu ritmo se vuelva calmado y tranquilo. El cuerpo entra en un profundo estado de relajación. Puedes sentir que no tiene peso. En ese momento, tu mente y tu cuerpo están en armonía”.

La meditación durante 30 minutos debería ser parte de la rutina de la mañana, dice Bhante Kondanna: “Nos cepillamos los dientes, el pelo, mimamos nuestros cuerpos. Pero lo más importante que utilizamos es nuestra mente, y no hacemos nada para equilibrarla y limpiarla. Si pones tu mente en [un estado de] armonía, puedes usarla bien durante el día”. 

Fuente del texto e imagen de portada: www.telegraph.co.uk
.